Skip to content

Oct 9 , 2012

0

El sastre a medida de la industria

by Prosain
El sastre a medida de la industria

          Los productos que consumimos a diario están hechos por máquinas, pero ¿quién fabrica esas máquinas? Prosain es una de las pocas empresas que lo hacen en Andalucía.

          Lo primero que hace falta para construir una máquina destinada a la producción en serio es saberlo todo acerca del producto que se pretende fabricar. Por eso Prosain conoce al detalle los secretos de la elaboración de las sardinas en aceite, cómo funciona la realidad aumentada o los fenómenos físicos que intervienen en la energía solar, pese a no pertenecer a la industria alimentaria, al sector tecnológico ni al de las energías renovables. “Diseñamos las máquinas a medida para cada cliente, por eso necesitamos estudiar detenidamente qué es lo que se pretende fabricar y cómo”, afirma Eduardo Martínez, responsable de ingeniería de la empresa e hijo de su fundador, que tiene el mismo nombre.

          Eduardo (padre) creó Prosain en 1997 después de trabajar en cuatro empresas vinculadas a la mecánica y los automatismos. Su sueño era, según sus palabras, “hacer cosas más grandes”, asumir proyectos más complejos. Actualmente la suya es una de las pocas compañías en Andalucía capaces de asumir todo el proceso de fabricación de una máquina industrial, desde el diseño al mecanizado pasando por el montaje eléctico, neumático, hidraúlico y programación. El suyo es un trabajo que combina un alto nivel tecnológico con un enfoque casi artesanal, pues cada encargo es único.

          El grueso de la clientela de Prosain lo forman sus vecinos del Parque Tecnológico de Andalucía, adonde se mudó en 2003 después de que la nave donde nació se le quedara pequeña. Así, la firma trabaja para Premo, AT4 Wireless, Conservas Ubago, Airzone o Isofotón, que ha sido su principal cliente durante muchos años. La industria fotovoltaica llegó a generar el  70% de su actividad, aunqueen los últimos años Prosain ha conseguido diversificar su negocio.

 

Sector aeronaútico

          “La crisis ha afectado en mayor o menor medida a todas las industrias del Parque, así que hemos reaccionado abriéndonos a más clientes y complementando el trabajo con grandes máquinas con otros mecanizados más simples que requieren menos inversión”, explica Eduardo Martínez. Dentro de esta nueva línea de negocio han encontrado un filón con el sector aeronáutico, que atraviesa por una fase de crecimiento ajena a la actual situación económica.

          En el currículum de Prosain figuran trabajos tan curiosos como una prensa para sardinas, un robot capaz de testear móviles y aparatos electrónicos, un dispositivo antirronquidos hecho de titanio o un mirador virtual que mezcla imágenes reales con simulaciones por ordenador y elementos interactivos. Todos han sido proyectos encargados por empresas malagueñas.

          La compañía, de carácter familiar y con 15 empleados, se embarcó hace dos años en la aventura de la internacionalización al abrir una filial en Marruecos: Soluciones Industriales y Mecanizados (SIM), con sede en Tánger. “Es un proyecto que iniciamos de la mano de una de las empresas para las que trabajamos en el PTA, Premo, que está potenciando la fábrica de componentes electrónicos que tiene allí. Nuestra intención es ir ampliando poco a poco la cartera de clientes”, explica el responsable de ingeniería de Prosain. Para el futuro cercano, la firma se plantea otro proyecto: lanzarse a la fabricación en serie de productos de mecánica y comercializarlos a través de una plataforma ‘on line’.

 

Por Nuria Triguero

Diario SUR, Domingo 18.09.2011

Etiqueta: